Aprendemos juntos presenta:

Mucho más que hablar

Expresar en público nuestras ideas es una capacidad fundamental para el siglo XXI. “Mucho más que hablar” es una metodología eficaz, sencilla y divertida para ayudar a niños y adolescentes a conseguirlo. Un proyecto de BBVA, en colaboración con Grupo Santillana y El País, universal y gratuito, para impulsar que todos los niños encuentren al orador que llevan dentro.

Ni un solo niño con miedo a hablar en público

Nuestro objetivo es poner todas las herramientas a disposición de profesores, padres y niños para ayudarles a desarrollar todas sus capacidades de comunicación.

Una metodología gratuita para todos

Para profesores y alumnos

Todos los recursos que necesita el profesor para lograr que sus alumnos aprendan a hablar en público.

Para niños y padres

Si el niño no puede realizar el reto en su aula, puede llevarlo a cabo en casa con la ayuda de sus padres.

¿Qué vas a encontrar aquí?

Todas las herramientas para desarrollar la confianza y hablar libremente frente a la audiencia

Vídeos de máxima calidad para seguir el método, paso a paso.
Guía para ayudar a los profesores a formar a sus alumnos en el aula
Materiales descargables y herramientas necesarias para realizar el ejercicio en clase.
Recursos para el alumno. Resúmenes de las ideas que merecen ser recordadas.

Cómo se estructura “Mucho más que hablar”

Contenidos

29 ejercicios para incorporar conocimientos de manera progresiva y acumulativa. Cada ejercicio ha sido creado desde el juego y el humor, porque todo entorno de aprendizaje debe hacer sentir al niño seguro para poder equivocarse y crecer.

01

Mucho más que hablar

Tienes muchas cosas que decir y tu voz debe ser escuchada. Hablar en público es mucho más que hablar. Es expresar tus ideas y emociones, motivar, aclarar, ayudar a tomar decisiones, inspirar.

01. Mucho más que hablar

Lo primero que tienes que saber para hablar en público es que puedes hacerlo si te lo propones. Casi todo el mundo ha tenido miedo a hablar delante de otras personas. Es una reacción natural. Pero es algo que puedes lograr con aprendizaje y practicando un poco.

02. Ni un solo niño con miedo a hablar

Violeta, psicóloga especializada en niños y adolescentes, nos muestra una técnica sencilla para reconocer las reacciones de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro corazón cuando el miedo ataca. Y cómo plantarle cara.

02

Hablas para quien te escucha

Hablamos porque alguien nos escucha. La audiencia es lo más importante de nuestra presentación. Ayúdales a seguir tu narración.

03. Hablas para quien te escucha

Antes de convertirte en un buen comunicador, tienes que saber que a todos nos cuesta mucho escuchar. Solo si entiendes "las trampas de la escucha" podrás saber cuándo tu audiencia se desconecta y recuperar su atención.

04. No pierdas el mensaje por el camino

Este sencillo ejercicio esconde un gran aprendizaje: escuchar es difícil. La gente desconecta cuando escucha, recuerda pocas cosas de lo que decimos y, en muchas ocasiones, se inventa lo que no entiende.

05. Explica lo que ves

Es imprescindible que tu exposición sea clara, ordenada y precisa. Debes lograr que todo lo que dices tenga sentido y sea coherente, sin mensajes contradictorios. Aprenderás a guiar a la audiencia por tu narración.

03

Construye tu discurso

Vamos a aprender a defender nuestras ideas con argumentos sólidos y estructurados, con un punto de vista propio.

06. Construye tu discurso

Elabora tu discurso siguiendo los pasos del método IRE: define tu "Gran Idea"; apóyate en razonamientos y refuérzala con evidencias.

07. Debate, justifica y convence

Debatir es defender nuestras ideas mediante argumentos. Un juego de rol diseñado para potenciar la capacidad de improvisar y el pensamiento creativo ágil. Aprenderás a generar ideas nuevas para defender tu punto de vista.

04

Tu “Gran idea”

Toda tu exposición gira en torno a una "Gran Idea". Encuéntrala y que tu audiencia la entienda desde el inicio. Que nadie tenga dudas de para qué estás aquí.

08. Tu "Gran Idea"

No pierdas el foco: has venido a hablar de tu Gran Idea. Es clara, concreta y ayuda a entender a tu audiencia para qué estás aquí. Aprende a identificarla, descubre cómo puedes llegar a ella por diferentes caminos y conoce distintas formas de articularla.

09. Ordena tus mensajes

Cuatro estructuras para ordenar tus mensajes. Cuenta algo que transcurre a lo largo del tiempo. Comparte tres cosas que hayas aprendido. Defiende una idea desde sus pros y sus contras. O, si lo prefieres, apóyate en una situación, un problema y una solución para tu exposición.

10. Condensa tu mensaje

Identifica los puntos clave de un relato. Sintetiza la información para ajustarte al tiempo que tienes, sin perder una estructura lógica. Aprende a reducir una idea al mínimo, sin que pierda su esencia. Harás un discurso más fácil de entender para tu audiencia y se recordará mucho mejor.

05

Persigue un objetivo

Ayudar a la audiencia a entender un tema. Convencer a quien te escucha para provocar un cambio, para que algo mejore. Motivar, contagiar entusiasmo o compartir tu ilusión. Para eso sirve hablar en público. Elige tu objetivo.

11. Persigue un objetivo

Siempre que te levantas a hablar, lo haces con un objetivo claro, sabiendo qué impacto quieres provocar en tu audiencia. Elige el tipo de discurso para conseguirlo: informativo, persuasivo o inspiracional.

12. Informa

El discurso informativo tiene como principal objetivo dar a conocer una información o transmitir un mensaje para que la audiencia aprenda sobre un tema. Se basa en datos, hechos concretos y conceptos precisos.

13. Persuade

Un discurso persuasivo sirve para derrotar a un “No” y convencer a tu interlocutor con argumentos. Aprende las claves para construirlo. Convence a tu audiencia de que algo es bueno o malo; mejor o peor; promueve un cambio…

14. Inspira

Aprovecha la oportunidad de estar delante de tu audiencia para inspirarla: comparte experiencias personales para motivar a quien te escucha, para hacerles soñar. Contagia tu pasión para que todo el mundo se levante de tu exposición con un "yo también puedo".

06

El poder de tus palabras

Nuestra lengua es poderosa, no lo olvides: aprovecha su riqueza, utiliza todas las oportunidades que te ofrece, matiza, afina y sé preciso.

15. El poder de tus palabras

Quien elige una palabra elige un mundo. El castellano es un idioma muy rico. Necesitas adquirir hábitos para ampliar tu vocabulario e incorporar recursos lingüísticos.

16. El vocabulario a tu servicio

Un juego para poner a prueba la riqueza de tu vocabulario y tu precisión como comunicador. Elige las palabras más adecuadas, utiliza sinónimos, comparaciones, metáforas, haz preguntas retóricas, enfatiza lo más relevante…

17. Errores habituales

Hay errores muy habituales en una exposición: nos desviamos del tema, dejamos silencios largos e incómodos, repetimos una idea en bucle o incurrimos en contradicciones. Aprende a detectarlos para no caer en ellos.

18. Los recursos del lenguaje

Si tu voz suena como un robot, la gente se aburre y desconecta. Deja de leer tus ideas y comienza a hablar de una forma natural. Aprende unos cuantos recursos para enganchar a tu público y mantener su atención.

07

Tu voz y tu cuerpo hablan

Tu cuerpo, tu voz, tus gestos y tu mirada hablan tanto como tus palabras… o más. Conoce su poder, aprende a utilizarlos y podrás convertirte en un gran orador.

19. Tu voz y tu cuerpo hablan

Como un corredor antes de saltar a la pista, debes entrenar tu cuerpo, aprender a utilizar tu voz, controlar tu respiración para controlar tus nervios. Entrena y llegarás a tu meta.

20. El sentido de tus palabras

Es muy importante aprender a modular la voz y jugar con ella para acompañar nuestros mensajes. Enfatizar, cambiar el tono o la emoción, añadir pausas, interrogaciones, exclamaciones… En función de cómo decimos algo puede cambiar su significado.

21. Las emociones te acompañan

Lo importante no es solo decir algo, sino desde qué emoción y con qué intención lo decimos. Debes entender que la precisión de los gestos, los recursos de la voz y la emoción con la que hablas son claves para que la audiencia te entienda.

22. Traducción simultánea

Un divertido juego para aprender a controlar tu cuerpo y utilizar su poder de comunicación. La precisión de tus gestos, tu postura y tu movimiento en el escenario te ayudarán a crear un mensaje más redondo.

23. El espejo

Nuestro cuerpo y nuestra voz deben decir lo mismo. Vamos a identificar algunas posturas corporales erróneas que habitualmente hacemos en nuestras presentaciones: bailes nerviosos, brazos en jarra, mirada al suelo, postura encorvada. Todas te restan seguridad y no aportan nada a tu discurso.

24. Hablar en Gibberish

Hemos aprendido a ordenar las ideas y a encontrar las palabras precisas, hemos trabajado con el cuerpo y con la voz. Ahora toca juntarlas todas: ideas, voz y cuerpo sonando como una única melodía. Un divertidísimo juego en el que tendrás que hablar en "Gibberish".

25. La intención es lo que cuenta

Una exposición realizada desde una emoción equivocada puede alterar su sentido. Debemos conectar "qué decimos", "por qué lo decimos" y "cómo lo decimos". Vamos a hacer un mismo discurso desde dos emociones opuestas para comprobarlo.

08

Trucos para captar atención

Estás más cerca del gran día. Es el momento de pulir tu exposición. Utiliza pequeños recursos para empezar y cerrar tu presentación por todo lo alto.

26. Trucos para captar la atención

El arranque y el cierre de tu presentación son muy importantes. Empezar bien te ayudará a conectar con tu audiencia y captar su atención. El final de una presentación, tus últimas palabras son las que la gente más recuerda. Vamos a acabar en todo lo alto.

27. Diapomanía

La obsesión por hacer diapositivas es un error muy extendido. Vamos a aprender a hacerlas y a usarlas correctamente. Es una herramienta muy útil, pero tu audiencia ha venido a escucharte a ti, no a ver la pantalla. No dejes que se enganchen a ella, tú diriges la presentación.

09

Prepara tu presentación

Aplica todas las herramientas que has aprendido y prepara una presentación memorable. Vamos a hacer un ensayo final, antes del día de tu exposición.

28. Prepárate para tu presentación

Es el momento de trasladar todas las decisiones que has ido tomando. No olvides ningún detalle: vamos a repasar los pasos necesarios para conquistar a tu audiencia.

29. Es tu momento

El único modo de superar tus miedos y perfeccionar tus habilidades para hablar en público es hacerlo. Es hora de dejar de leer y empezar a hablar. ¡Adelante! Empieza a difundir tus ideas.

Aprendemos juntos

Un proyecto de educación para una vida mejor

Creando Oportunidades

Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí.